lunes, 18 de julio de 2011

Anticuerpos del pasado: la sangre de personas que sobrevivieron a la gripe de 1918 contiene anticuerpos que ayudarán a prevenir futuras epidemias.

En 1918, una epidemia de gripe asoló el planeta, produciendo más de 50 millones de muertes. Hace tres años se descifró la secuencia del genoma del virus responsable y se reconstruyó en el laboratorio para investigar las causas de su gran agresividad. Se supo entonces que el virus procedía de un virus que causa gripe en aves, que se había convertido en altamente peligroso para los humanos debido a algunas mutaciones. Teniendo en cuenta los recientes temores suscitados por el virus de la gripe aviar, es evidente la importancia de contar con una vacuna que pueda prevenir una nueva epidemia de gripe en humanos.

Ahora, la posibilidad de obtener esta vacuna está más cerca, gracias a un trabajo de científicos estadounidenses publicado en la revista
Nature. Los investigadores han recogido sangre de 32 supervivientes a la epidemia de 1918, que habían perdido algún familiar por la gripe y que tienen en la actualidad más de 90 años. Utilizando técnicas clásicas de inmunología, han podido aislar anticuerpos que neutralizan el virus de 1918: tras infectar ratones de laboratorio, todos los ratones tratados con estos nuevos anticuerpos lograron sobrevivir a la infección, mientras que todos los ratones no tratados murieron a causa de la gripe.

Este hallazgo es de gran importancia, ya que los anticuerpos encontrados en los supervivientes a la epidemia
de 1918 también son activos frente a otras cepas del virus de la gripe. Además, este trabajo demuestra que los anticuerpos todavía están activos varias décadas después de haberse originado. Dada su alta actividad, parece que estos anticuerpos están neutralizando un parte importante del virus de la gripe, tan importante que no puede mutar. Por tanto, esa región del virus es un candidato ideal para diseñar vacunas que sean activas frente a las cepas más agresivas de este virus, incluso frente a una nueva hipotética variante procedente de un virus aviar que amenazase con infectar poblaciones humanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario