lunes, 18 de julio de 2011

Descubren el escondite del virus VIH: el virus causante del SIDA puede permanecer oculto en células madre de la sangre

El virus VIH se multiplica principalmente en un tipo de células sanguíneas denominadas linfocitos T CD4, aunque otros tipos celulares también pueden ser infectados por el virus. Los tratamientos antirretrovirales pueden prevenir que el virus se multiplique e infecte nuevas células. Sin embargo, en muchas ocasiones la infección por VIH persiste, a pesar del tratamiento, porque el virus permanece latente u oculto dentro de células que actúan como reservorio o almacén. Así, es capaz de multiplicarse de nuevo cuando se interrumpe la terapia, dificultando su erradicación.
Según un artículo publicado en la revista Nature Medicine, investigadores de la Universidad de Michigan acaban de descubrir que el virus VIH puede infectar un tipo especial de células de la médula ósea y establecerse en ellas de manera latente. Se trata de las células madre de la sangre, denominadas células hematopoiéticas progenitoras multipotentes, que actuarían como reservorio de virus y que son además resistentes a la respuesta inmune del huésped y a las terapias antirretrovirales administradas a los pacientes. Los investigadores han aislado estas células a partir de la médula ósea de varios pacientes sometidos a tratamiento antirretroviral en los que no se había podido detectar el virus VIH en los últimos seis meses. En el laboratorio, convirtieron estas células madre hematopoiéticas en glóbulos blancos y encontraron el genoma del virus en cerca del 40% de éstos, demostrando así que el virus había permanecido oculto en las células progenitoras originales.
   
Este descubrimiento puede explicar por qué en muchos casos no es posible eliminar el virus completamente, pudiendo sobrevivir (“escondido” en este tipo de células) a pesar del tratamiento antiviral. La erradicación del VIH solo será efectiva si el virus es identificado y eliminado de todos sus escondites, y este trabajo aporta nuevas vías para ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada