domingo, 17 de julio de 2011

“From bug to drug”: emplean por primera vez una bacteria como tratamiento antiviral

Muchas vacunas, como las de la polio o la varicela, emplean virus vivos pero atenuados o debilitados, que no causan la enfermedad pero son capaces de activar nuestro sistema inmune, nuestras defensas. Investigadores de la Universidad de Berkeley (California) han conseguido por primera vez reprogramado una bacteria para tratar una infección viral (Proc Natl Acad Sci U S A).

Para ello han empleado la bacteria Salmonella, un patógeno que causa diarreas y fiebres, y lo han transformado genéticamente en un vehículo seguro capaz de transportar enzimas que impiden la multiplicación de otro patógeno, en este caso un herpes virus del grupo de los Citomegalovirus.

En primer lugar, los investigadores emplearon una cepa mutante de Salmonella atenuada y comprobaron que no causaba enfermedad en animales de experimentación (ratones de laboratorio). A continuación, le introdujeron un plásmido (un pequeño trocito de ADN capaz de replicarse o copiarse dentro de la bacteria) que llevaba un gen con la información para la síntesis de una enzima denominada ribozima. Los investigadores ya sabían que estas ribozimas son capaces de reconocer, cortar y destruir moléculas de ARN concretas y que pueden ser empleadas para inhibir la replicación del Citomegalovirus. Para hacer esto, las ribozimas deben entrar dentro de las células infectadas con el virus y la Salmonella va a ser el vehículo utilizado. Entre los animales que habían sido infectados con el Citomegalovirus, aquellos que había recibido una dosis vía oral de la Salmonella portadora de la ribozima sobrevivieron mucho más que los ratones que no habían sido tratados. Además, esta es también la primera vez que un tratamiento antiviral de terapia génica es efectivo al ser suministrado oralmente por la boca, lo que es mucho más conveniente, cómodo y seguro que la administración por inyección.

Estos resultados son una evidencia de que la administración vía oral de ribozimas a través de vectores basados en Salmonella puede inhibir la expresión de los genes virales e impedir su replicación en ratones. Esta técnica de emplear bacterias modificadas como vectores en terapia génica es totalmente novedosa y representa una nueva vía mucho más segura, fácil y barata que las terapias basadas en vectores virales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario