lunes, 18 de julio de 2011

¿Por qué el virus de la "gripe española" fue tan devastador?

Nuevos estudios demuestran que el virus de la gripe de 1918 es letal en primates porque provoca una respuesta inmune exagerada. Estos avances permitirán diseñar nuevas estrategias terapéuticas frente a posibles epidemias causadas por estos virus.
 
El virus que causó la pandemia (epidemia a nivel mundial) de gripe de 1918, la mal llamada "gripe española", vuelve a ser noticia. En las primeras décadas del siglo pasado, este virus infectó casi un tercio de la población mundial y mató a más de 40 millones de personas, más que las dos Guerras Mundiales juntas. Sin embargo, la razón de la naturaleza tan devastadora de este tipo de gripe nunca ha sido totalmente entendida.

Hace poco más de un año se publicó en las revistas Nature y Science la secuencia genética completa del virus de la gripe de 1918, y se demostró que este virus venía de un virus aviar (que infecta aves) que se había adaptado al hombre. En estos trabajos también se describía la reconstrucción de este virus en el laboratorio y la demostración de su efecto letal sobre ratones de experimentación. Ahora, acaba de publicarse en la revista Nature un trabajo en el que se demuestra por primera vez el efecto que este virus de la gripe de 1918 reconstruido en el laboratorio tiene sobre primates.

Los virus que causan la gripe "normal" inducen en los animales una respuesta inmune pasajera, suficiente para controlar la multiplicación del virus; por eso la gripe dura sólo unos días y no provoca la muerte del animal infectado. Sin embargo, los resultados de este nuevo estudio demuestran que el virus de la epidemia de 1918 reconstruido en el laboratorio es capaz de causar una
respuesta inmune anormalmente elevada (una reacción autoinmune masiva) que, en vez de controlar al virus, permite su replicación y diseminación de forma mucho más agresiva. Así, los monos infectados con esta cepa de 1918 mostraban ya los primeros síntomas a las 24 horas después de la exposición al virus, y rápidamente se destruían sus tejidos pulmonares.

Estos estudios nos permiten entender mejor cómo actúa el virus de la gripe. Conocer el origen, la transmisión y la virulencia de este virus y cómo interaccionan con el sistema inmune del huésped es fundamental para prevenir futuras epidemias. El virus de la gripe se transmite entre humanos y animales domésticos, y cuando distintas cepas del virus infectan una misma célula, pueden producirse mezclas o reordenamientos de los genomas virales que generen nuevas cepas más virulentas y con un mayor potencial epidémico, capaces de producir pandemias. Un ejemplo reciente ha sido la aparición del virus de la
gripe aviar H5N1 (la "gripe del pollo") y su transferencia al ser humano.

Todas estas investigaciones no están exentas de cierta polémica. Algunos científicos han cuestionado la decisión de reconstruir en el laboratorio una de las cepas virales más peligrosas de la historia: el virus de la gripe de 1918, que había desaparecido hace ya mucho tiempo. Su reconstrucción aumenta el riesgo de un posible "escape" del laboratorio y puede animar a otros investigadores a trabajar de manera similar con otros patógenos de alto riesgo. Un debate que no es nuevo y que motiva a la responsabilidad y sentido común de investigador.

8 comentarios:

  1. Toda una sorpresa este blog
    Me gusta mucho, muy didáctico
    Y que dure..

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, anónimo!. El que dure depende de vosotros, ... que lo sigáis.
    Gracias,
    Ignacio

    ResponderEliminar
  3. Tal como lo hemos visto en el curso, son conocimientos para mí nuevos e interesantes, deja cierta inquietud la parte de la "polémica" de algunos investigadores, lo bueno es la esperanza en los conocimientos actuales los que Dios mediante nos protejen de dichas pandemias.

    ResponderEliminar