domingo, 29 de marzo de 2015

¿Por qué no es saludable el canibalismo?

En la década de los años 50, un grupo de investigadores, entre ellos algunos antropólogos, visitaron una región montañosa de Papúa-Nueva Guinea donde vivía una tribu de aborígenes, los fore. Esta tribu tenía la mala costumbre de comerse a sus familiares muertos. Eran comidos como signo de amor y respeto, como parte de sus rituales fúnebres. Las mujeres, los niños menores de 10 años y las personas mayores se comían el cerebro y otros órganos internos, mientras que los hombres o no participaban o solo comían carne de otros hombres. Los antropólogos descubrieron que los fore comenzaron a practicar el canibalismo a principios de siglo XX.

Además de estos gustos culinarios, los investigadores encontraron que los fore padecían una rara enfermedad que ellos denominaban kuru, que significa “enfermedad de la risa”. El kuru llegó a ser una auténtica epidemia entre los fore. En algunos poblados fue la causa de muerte más frecuente. Afectaba sobre todo a las mujeres de la tribu: era ocho veces más frecuente en mujeres, niños pequeños y ancianos que en los hombres. Menos del 10% de las mujeres sobrevivían más allá de la edad de procreación. Los síntomas del kuru comenzaban con problemas al andar, temblores, pérdida de la coordinación y dificultad en el habla. Los síntomas continuaban con movimientos bruscos, accesos de risa incontrolada, depresión y lentitud mental. En la fase terminal, el paciente padecía incontinencia, dificultad para deglutir y úlceras profundas. Se trataba por tanto de una grave enfermedad neurológica.


Los fore de Nueva Guinea han sido la última tribu que practicaba el canibalismo

Aunque el kuru no afectaba a otras tribus aborígenes del país, los investigadores descartaron que fuera una enfermedad hereditaria: se extendió muy rápidamente entre los fore durante el siglo XX y no podían ser todos descendiente de un único individuo. En seguida se relacionó con el canibalismo, que solo practicaban los fore. Desde que se les convenció de que es mejor no comerse a los familiares, el kuru desapareció prácticamente en una generación.  No se ha visto ningún caso en los nacidos desde 1957, cuando se acabó con el canibalismo. Sin embargo, como el periodo de incubación de la enfermedad es de varias décadas, todavía puede aparecer algún caso aislado, en personas ancianas que practicaron el canibalismo siendo niños.

Uno de los pioneros investigadores del kuru fue el virólogo Daniel C. Gadjusek. Para demostrar que era una enfermedad infecciosa transmisible que se contraía por comer cerebros humanos,  inoculó en el cerebro de chimpancés sanos suspensiones de cerebros de pacientes muertos por kuru. Como el periodo de incubación de la enfermedad es tan largo, tuvo que esperar casi dos años para ver que los chimpancés enfermaron con los mismos síntomas que el kuru. Estos experimentos llevaron a la conclusión de que el kuru estaba causado por un agente infeccioso que, en ese momento, se pensó que podía ser un virus latente. En aquellos años se creía que algunas enfermedades estaban causadas por un tipo de virus todavía no identificados con periodos de incubación muy largos, incluso de varios años, eran las denominadas enfermedades por virus “lentos” . Se comprobó que los síntomas del kuru eran muy similares a los de las encefalopatías espongiformes, como el scrapie o “tembladera” de las  ovejas y la enfermedad neurodegenerativa humana de Creutzfeldt-Jakob. Gajdusek sugirió que tanto el kuru como la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob estaban causadas por un agente infeccioso todavía no identificado. Se ha sugerido que el kuru comenzó cuando los aborígenes se comieron a un misionero que falleció de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob. Daniel C. Gadjusek recibió el premio Nobel de Medicina en 1976.

Unos años antes, en 1972, el joven Stanley B. Prusiner comenzó su investigación para intentar aislar al agente infeccioso que causaba estas enfermedades. Diez años después, Prusiner y su equipo aislaron una proteína infecciosa del cerebro de un animal enfermo a la que denominaron prion, del inglés proteinaceous infectious particle. Al principio, la comunidad científica fue muy crítica con la hipótesis de Prusiner, ya que según él este agente infeccioso no tenía ni DNA ni RNA. 


Según Prusiner, existían dos formas de la proteína: la proteína prion normal (PrPc) y la proteína prion infecciosa (PrPsc). La forma infecciosa de la proteína prion tiene alterada su estructura y se pliega de manera incorrecta. Cuando un prion infeccioso PrPsc entra en un organismo sano interacciona con la proteína prion normal PrPc que  existe en el organismo, y la modifica cambiando su estructura  convirtiéndola en prion infeccioso. Esto provoca una reacción en cadena que produce grandes cantidades de la proteína prion infecciosa que se acumula y causa la enfermedad (dibujos originales de Heber Longás).


Stanley B. Prusiner recibió el premio Nobel de Medicina en 1997. En la fotografía en una conferencia en la Universidad de Navarra en 2001.

Hoy sabemos que los priones, y no los virus, son responsable de las encefalopatías espongiformes transmisible (EET), como el scrapie y la encefalopatía espongiforme bovina (la famosa enfermedad de “las vacas locas”) o el kuru, la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, de Gerstmann-Straussler-Scheinker o el insomnio familiar fatal en humanos.

El canibalismo no es nada saludable, entre otras muchas razones, porque puede causar el kuru. Algo parecido ocurrió con la crisis de las “vacas locas” a finales de los 80. A las vacas se les alimentaba con piensos ricos en proteínas de origen animal. De esta forma engordaban antes y producían más carne. La encefalopatía espongiforme bovina ocurrió por un cambio en el sistema de fabricación de estos piensos, que se preparaban con carcasas, restos y vísceras de animales (ovejas y vacas, principalmente). El nuevo sistema de fabricación no inactivaba los priones infecciosos presentes en los piensos. En realidad estábamos dando de comer a las vacas restos de vacas, y pasó lo mismo que a los de la tribu fore. Si las vacas hubieran comido hierba en vez de pienso fabricado con restos de vacas no se habrían vuelto locas. Y si los fore hubieran celebrado los funerales de una forma un poco más civilizada y no se hubieran comido los sesos del difunto, no habrían contraído la “enfermedad de la risa”.


Te dejo un enlace a un video-reportaje sobre el kuru (en inglés, 52:10). ADVERTENCIA: ojo, algunas descripciones de los ancianos de la tribu fore son desagradables.

39 comentarios:

  1. Muy interesante!. No estaba al tanto del origen del problema de "las vacas locas". Pobrecitas, se supone que cuando hacen la digestión, las bacterias encargadas de degradar el alimento que ingieren están específicamente preparadas para todo lo que es pastura y no carne.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso habrá que explicárselo a los defensores de la evolución, según ellos en la vaca mutará algún gen que la hará carnívora y con el paso del tiempo el consumo de proteína extra la hará tan inteligente o más que los humanos, y quien sabe!?, quizás ya no se llame vaca sino una HomoVacaSaurio de la tierra de Nunca Jamás...

      Eliminar
    2. La evolución no dice eso, la evolución dice que la una vaca puede mutar (o no hacerlo) y si esa vaca con esa mutación le hace vivir mas tiempo, podrá reproducirse mas, por lo que esa mutación le hará mejor.

      El comer carne no la hará evolucionar a una vaca carnívora, las posibilidades de que una vaca se haga carnívora son las mismas si come carne, como se come plantas.

      El ser humano no va a evolucionar a un ser con pegamento en las manos para que no se le caiga el iphone, por mucho que se le caiga.

      Las mutaciones son al azar. https://www.youtube.com/watch?v=Cz6VTtlQksE

      Eliminar
    3. Las mutaciones no son al azar, Una mutacion de un organismo viviente es Una respuesta biologics extrema a un cambio en el medio ambiente que le rodea. Es sobrevivencia y adaptacion, es lo que sucedio con defines y orcas que evolucionaron de mamiferos terrestres a mamiferos marinos. Y en el caso de Las orcas les permitieron evolucionar de el delfin a un super depredador en el tops de la cadena alimenticia, inclusive POR sobre el magnifico Tiburon Blanco...Darwin llamo a esto evolucion de Las species.

      Eliminar
  2. ¡Me ha fascinado esta historia! Aunque, ¿por qué acabar con el canibalismo? ¿no se les debería recomendar cocinar bien sus alimentos? ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, Felix, además de razones "microbiológicas" también hay razones digamos antropológicas o éticas. No me imagino yo un MasterChef con estas cosas. Un saludo.

      Eliminar
    2. Gracias Ignacio por tu blog y por tu apunte; permíteme estar en desacuerdo con este último.

      Creo que Félix ha dado en el clavo.

      La razón por la que el canibalismo no es saludable no es la que tú apuntas. Lo que tú apuntas es la razón por la cual no es saludable comer cerebros infectados.

      Por poner una analogía con otro de nuestros tabúes, es como decir "que los padres mantengan sexo con sus hijas es insano porque pueden adquirir la sífilis". No hombre, el incesto es un tabú por otros motivos, pero adquirir la sífilis depende de hacer sexo con gente infectada o no infectada, depende de hacer sexo de una manera segura o no segura.

      Pregunta: si los chimpancés también adquieren/tansmiten el kuru, ¿se les debe aconsejar a los fore que tampoco coman cerebros de chimpancé?

      Gracias de nuevo por tu blog, un saludo.

      Eliminar
    3. Gracias por tu comentario. Los priones son específicos de especie, hay cierta "barrera" entre especies, pero eso no quiere decir que priones de una especie puedan cambiar la estructura de priones de otra especie distinta, sobre todo si son especies afines. Es muy probable que el cerebro de un chimpancé con encefalopatía espongiforme contenga priones "infecciosos" que pueden acabar produciendo enfermedad en humanos, como pasó con chimpancés a los que se les inyectó en el cerebro un extracto de cerebro de un humano con kuru. Mejor no comer cerebros de chimpancés.

      Eliminar
    4. Los priones son proteínas y si leíste bien los priones no tienen adn o a en como algunos virus y bacterias así que si el canibalismo fuera aceptado aún así se podríais contagiar el kuru

      Eliminar
    5. Los priones son proteínas y si leíste bien los priones no tienen adn o a en como algunos virus y bacterias así que si el canibalismo fuera aceptado aún así se podríais contagiar el kuru

      Eliminar
  3. Muy buena información
    Saludos desde Paraguay

    ResponderEliminar
  4. Creo que es en "Canivales y reyes" donde Marvin Harris habla sobre la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob. Según los postulados de la antropología cultural que este autor defiende, el canivalismo ritual de las tierras altas de Papua Nueva Guinea se debe a la escasez de obtener proteinas por medio de la caza, pues los animales de grandes dimensiones escasean en la isla. Los cazadores no suelen compartir el producto de su caza con el resto de la comunidad, o bien se quedan con mayor cantidad de carne. La forma que han encontrado de adquirir proteinas aquellos que no participan en la caza (mujeres, niños y ancianos) es practicar el canivalismo en rituales funerarios, de ahí que la enfermedad se concentre en el sector de la población más desfavorecido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Garcias por el comentario. Es posible lo que comentas, pero en este caso de la tribu Fore parece ser que comenzaron las prácticas canibales a principio del siglo XX, quizá no tuvo que ver con la escasez de proteínas.

      Eliminar
  5. Solo hay enfermedades prionicas causadas al comer cerebro? O se pueden encontrar priones en otros tejidos / órganos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La proteína priónica se expresa en muchos tejidos, pero creo que se acumula sobre todo en tejido nervioso y linfoide, en cerebro, médula, ganglios, etc, ...

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. ¡Una entrada muy interesante! ¿Es entonces solo posible adquirir la enfermedad al consumir cerebro (u otros tejidos) de alguien previamente enfermo? ¿o la estructura terciaria de los priones puede cambiar al morir el individuo?
    ¿Y pese a que los priones infecciosos no afectan a especies que no tienen los mismos priones normales, se sabe cual es el grado de similitud necesario entre especies para que sea transmisible?

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay algunas enfermedades priónicas humanas que son hereditarias como la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, de Gerstmann-Straussler-Scheinker o el insomnio familiar fatal en humanos. Ocurren por un defecto o mutación en los genes que codifican la proteína priónica.
      Respecto a priones de especies distintas, como he comentado más arriba, hay cierta "barrera" entre especies, pero eso no quiere decir que priones de una especie puedan cambiar la estructura de priones de otra especie distinta, sobre todo si son especies afines (ratón-hámster, humano-chimpancé, ...). Una variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob en humanos ocurrió muy probablemente por consumo de carne de vacuno infectado. Por tanto, los priones infecciosos de una especie pueden modificar la estructura de los priones normales de otra especies, el proceso no es muy efectivo, pero con el tiempo ocurre.

      Eliminar
  8. Juan Carlos Espinosa4 de abril de 2015, 11:30

    La transmisión de priones entre especies depende tanto de las especies que intervienen como de la cepa de prion que se transmite. Se considera que diferentes cepas son distintas conformaciones de PrPSc con idéntica secuencia de PrPc.
    Por ejemplo, los priones bovinos de la cepa que provocó la epidemia de vacas locas y posteriormente la variante de Creutzfeldt-Jakob en humanos (por la ingestión de tejidos de vaca infectados) son la misma cepa. Existen al menos otras dos cepas de priones bovinos llamadas atípica tipo H o atípica tipo L. Mientras que la cepa tipo L infectaría a humanos de modo similar a la cepa epidémica, la cepa H sería incapaz de infectar a humanos. Siendo en los tres casos priones bovinos.
    Enhorabuena por la información!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juan Carlos, por tu aportación!

      Eliminar
  9. Hola Ignacio.
    Enorabuena por la entrada y por el blog. Qué ilusión ver por aquí los dibujos de priones que hice en tus clases, cuando era alumno tuyo en clase de Microbiología. Me alegra que tengan una nueva vida en tu web.
    Ánimo con la labor de divulgación que realizas desde aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Heber! Como ves reciclar es un arte! Tú sigue dibujando y no te olvides de los virus y las bacterias! Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  10. Hace varios años por petición de un paciente tratado en Norteamérica por un transtorno del crecimiento recolectamos más de cien hipófisis humanas y se enviaron a los médicos tratantes, estos restos se utilizaban la mitad aproximadamente en el paciente que las donaba y el resto quedaba para otros pacientes. Unos años luego me enteré que en los Estados Unidos, se habían presentado casos sospechosos del Kuru, lo cual era imposible, pero tres casos hicieron que se activara una investigación que determinó que la fuente de los priones era la hormona de crecimienti industrializada por el propio servicio de farmacia de los E.U. No tengo documentación al respecto pero la fuente era muy seria.

    ResponderEliminar
  11. Solo es una pregunta, ¿Que sucederia si la carne humana se cocina bien y la carne esta en buenas condiciones?¿ aun nos afectaria? pienso yo que si la carne humana se cocina bien al igual que otra carne de animal, puede ser ingerible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad no era la carne si no las visceras y en concreto cerebro.

      Eliminar
  12. Muy interesante todo lo que habéis contado. No tenía ni idea. Gracias

    ResponderEliminar
  13. Muy interesante todo lo que habéis contado. No tenía ni idea. Gracias

    ResponderEliminar
  14. "Esta tribu tenía la mala costumbre de comerse a sus familiares muertos", "si los fore hubieran celebrado los funerales de una forma un poco más civilizada".
    Muy clara y simple la explicaciones sobre el origen de las diferentes patologías. Pero las opiniones citadas están demás. Que una tribu tenga ciertas costumbres y culturas que le son propias no significa que sean malas. Quizás para ellos tiene una importancia fundamental en la transmisión de la sabiduría y el amor entre la familia creando un vínculo que se transmite de generación en generación. Una forma mucho más hermosa y profunda de percibir la vida y la historia. Comportarse de manera "civilizada" es una visión demasiado estrecha para juzgar costumbres milenarias. Ese tipo de críticas son las que destruyen la historia, en vez de embrazarla.
    Pero de nuevo, hubiera estado bien sólo con las explicaciones y no los juicios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale, gracias por tu comentario Daniel, pero comerse a los familiares no es nada recomendable, de ahí la expresión de "poco civilizada". Afortunadamente, las costumbres también evolucionan. Y lo siento, esto es un blog personal, y me resulta muy difícil explicar sin juzgar. Un saludo, gracias y seguimos en el ciberespacio.

      Eliminar
    2. Daniel Pink tiene razón. Recomendable para qué? Estamos hablando de civilizaciones distintas. Civilizar se refiere a la creación de civiles, o, personas capaces de vivir en un grupo social. Lo que redactas es maniqueista y demeríta tu trabajo.

      Eliminar
    3. Vale, pero afortunadamente los grupos sociales que se comen unos a otros han desaparecido o abandonada esa costumbre, que sigo pensando que es insana y no es recomendable. Aunque al paso que vamos igual hay que reivindicarla.

      Eliminar
  15. El artículo está mal redactado.

    El canibalismo en sí mismo no provoca enfermedades. Lo que enferma es comer cadáveres de humanos que padecían alguna enfermedad transmitible mediante el consumo de vísceras o debido a la presencia de un agente infeccioso. Lo mismo que sucedió en el caso del consumo de vacas. Pero el hecho mismo de comer carne de seres humanos no es insalubre en tanto que no esté presente dicha infección.

    De la misma manera podríamos decir que comer animales no es saludable porque existe la posibilidad de contraer alguna enfermedad al hacerlo.

    El argumento contra el canibalismo —o contra el consumo de animales— no se sostiene basándose en la salud, sino en razones morales.

    ResponderEliminar
  16. Para los que preguntan por eliminar los priones cocinando la carne: no es posible ya que resisten temperaturas de hasta 800 grados sin destruirse totalmente. Para que os hagais a la idea incluso en los laboratorioa donde trabajan con priones se tiende a usar material deshechable porque incluso mediante un sistema mixto de descontaminacion quimica (sumergiendolo en detergente o hidroxido sodico) y autoclave no hay un 100% de fiabilidad de que se elimine en su totalidad.
    A los que se han quedado solo con si juzga negativamente o no el canibalismo deciros simplemente que os pregunteis a vosotros mismos como sois que lo que mas os ha llamado la atencion de un tema tan interesante es esa tontería. Para no aportar nada y simplemente actuar como unos quisquillosos hipertolerantes no comenteis nada, este es un blog de ciencia.
    Muy buen artículo, muy bien explicado y muy curioso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. alguien me puede desir ¿por que la enfermedad de las vacas locas, no se transmite directamente de oveja a humanos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy probablemente porque existe una barrera entre especies: los priones de una oveja no son capaces de modificar los de humanos de forma eficaz. Este concepto de "barrera entre especies" se ha probado en ratones.

      Eliminar
  18. Gracias por tu aporte, me ha resultado muy interesante. Por cierto, me he quedado con una idea un tanto rebuscada, tal vez hasta incorrecta, pero si bien el caso que describes se dió por probablemente ingerir vísceras humanas infectadas, lo que concuerda con la enfermedad de las vacas locas ¿Qué sucedería si la carne fuera hipotetica y totalmente sana y se cocinara adecuadamente? Porque hablamos de una tribu que carecería de las medidas elementales de higiene pero ¿tendría todo ésto algún impacto en el riesgo de contraer Kuru?
    Gracias, saludos desde México.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si la carne fuera totalmente sana y se cocinara adecuadamente, no habría problema con los priones. En ese sentido es verdad que el título del artículo puede inducir a error. Pero, es una "licencia" del autor para atraer la atención ;-)
      Gracias!!!

      Eliminar