lunes, 11 de abril de 2016

​El virus del sarampión viaja en avión

Deberías revisar tus vacunas antes de viajar al extranjero.

Cada vez más gente viaja en avión, y el riesgo potencial de extender una enfermedad infecciosa por el planeta por los vuelos aéreos es cada vez más alto. Sólo en la Unión Europea se calcula que cada año hay unos 800 millones de personas se cogen un avión. En 2013, más de 72 millones de personas pasaron por el aeropuerto de Heathrow (Londres) y unos 53 millones por el de Ámsterdam (Holanda). A principios de 2009, el virus de la gripe A (H1N1) se introdujo en algunos países a través de los vuelos aéreos, y lo mismo ocurrió en 2003 con el brote del coronavirus SARS.

Los aeropuertos y los vuelos internacionales desde países en los que la enfermedad está presente, resultan ser excelentes oportunidades de transmisión de un virus.

Entre el 1 de febrero y el 30 de abril de 2014 hubo un brote de 33 casos de sarampión en Reino Unido y Holanda, todos ellos causados por un virus con un genotipo único. Ahora, se ha publicado un estudio epidemiológico (1) que demuestra que el origen de esos dos brotes de sarampión, ocurrió en un vuelo desde Filipinas.

El sarampión es una de las enfermedad infecciosas más contagiosa. La enfermedad puede complicarse con neumonía, encefalitis e incluso la muerte. Según la OMS, en 2014 hubo 114.900 muertes por sarampión en todo el mundo. La vacuna (sarampión/paperas/rubeola) es muy efectiva: dos dosis de la vacuna previenen en un 99% la enfermedad. Se estima que entre 2000 y 2014, la vacuna evitó 17,1 millones de muertes, lo que la convierte en una de las mejores inversiones en salud pública.

Según este estudio (1), el caso índice (el primer caso) fue un hombre británico no vacunado que en diciembre de 2013 viajó a Filipinas, donde había en ese momento un importante brote de sarampión y el hombre se contagió. En enero, el día anterior al vuelo de vuelta presentó síntomas pero no se sospechó que tuviera sarampión. El vuelo de vuelta a Londres hizo escala en Ámsterdam (Holanda), donde estuvo esperando durante 5 horas al siguiente vuelo.

Se pudieron identificar hasta 9 personas a los que este pasajero les contagio de sarampión directamente: 5 niños no vacunados, 4 de ellos compartieron el vuelo y el otro se infectó en el aeropuerto; y otros 4 adultos sin vacunar, 3 de ellos se infectaron también en el aeropuerto, 2 eran trabajadores del aeropuerto de Ámsterdam, uno de ellos acabó hospitalizado. Estas 9 personas a su vez transmitieron el virus a otros y finalmente, entre febrero y abril se contabilizaron hasta un total de 33 casos de sarampión relacionados con este viajero en el Reino Unido y en Holanda. En todos los casos el genotipo del virus fue el mismo: B3, MVs/Tonbridge GBR/5.14 (GenBank KJ650198). No se ha podido saber si otros pasajeros cuyo destino final eran otros países también se contagiaron de sarampión.


Posible cadena de transmisión del virus del sarampión en el avión y en el aeropuerto de Ámsterdam a partir del caso índice.


Vivimos en un mundo globalizado y los virus se pueden extender por el planeta en muy poco tiempo.



Localización en el avión del caso índice y de los cuatro niños infectados.

Este trabajo pone de manifiesto la importancia de la investigación epidemiológica y la colaboración internacional para detectar y controlar enfermedades infecciosas muy contagiosas que se pueden extender con facilidad por el planeta a través de los vuelos internacionales. Además, demuestra lo importante que es la vacunación para evitar el contagio de infecciones como el sarampión, que todavía es endémico en muchos países. Es muy importante insistir en la vacunación preventiva cuando se viaja a países donde las enfermedades son endémicas, especialmente si los que viajan son niños pequeños (si vas a viajar al extranjero con tus niños, pregunta antes al pediatra si debes vacunarlo). El personal que trabaja en aeropuertos internacionales está especialmente expuesto y también debería tener su cartilla de vacunación al día.


También te puede interesar:





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada