domingo, 27 de enero de 2019

Las diez prioridades de la OMS en materia de salud


La resistencia a los antibióticos, las dudas sobre las vacunas, la próxima pandemia de gripe, ébola, dengue y VIH entre las prioridades de la OMS

1. La resistencia a los antibióticos.
La capacidad de bacterias, parásitos, virus y hongos de resistir a los antimicrobianos nos retrotraen a las épocas en que las enfermedades infecciosas eran incurables. Ya son un problema global la neumonía, tuberculosis, gonorrea, salmonelosis, … resistentes a los antibióticos. Los patógenos resistentes a los antimicrobianos ponen en riesgo y comprometen otras prácticas médicas como la cirugía y los tratamientos de quimioterapia. En 2017, cerca de 600.000 casos de tuberculosis fueron resistentes a la rifampicina (el antimicrobiano más efectivo hasta ahora contra esta bacteria) y el 82% de estas personas tenía tuberculosis multirresistentes. La resistencia a los antimicrobianos es debida, entre otras causas, a su uso excesivo en humanos, animales y medio ambiente. Es necesario un plan de acción global que aumente la conciencia y el conocimiento del problema, ayude a reducir la infección y fomente el uso prudente de los antibióticos.

  

2. Dudas sobre las vacunas y movimientos antivacunas.
La resistencia a las vacunas amenaza con revertir el progreso realizado en la lucha contra las enfermedades prevenibles por vacunación. Las vacunas son el método más rentable para evitar la enfermedad, previenen entre 2-3 millones de muertes al año y podrían evitarse 1,5 millones más si se mejoraran las coberturas vacunales. El sarampión, por ejemplo, ha aumentado un 30% a nivel mundial. Las razones son complejas, no todo se debe a los antivacunas, pero la duda de su eficacia contribuye a su aumento en algunos países. El personal sanitario es una pieza clave para proporcionar información correcta sobre las vacunas. En 2019, la OMS quiere impulsar una campaña para eliminar el cáncer cervical aumentado la cobertura de la vacuna contra VPH. 2019 puede ser el año también en el que se detenga la trasmisión de virus de la polio en Afganistán y Pakistán, donde solo se detectaron 30 casos el año pasado.


3. Una pandemia mundial de gripe.
No sabemos cuándo ni cómo será de grave la pandemia de gripe, pero lo que sí es seguro es que llegará, por lo que es necesario estar preparados a nivel global. Hay que asegurar un acceso efectivo y equitativo a los sistemas de diagnóstico, vacunas y tratamientos, especialmente en los países en vías de desarrollo. La obtención de una vacuna universal sigue siendo una prioridad.



4. Ébola y otros patógenos emergentes.
En 2018, ha habido dos epidemias de ébola en la República Democrática del Congo. Ha llegado a zonas urbanas densamente pobladas (con más de un millón de habitantes) y a áreas afectadas por conflictos armados. Existen además otros patógenos que pueden causar emergencias sanitarias y epidemias graves, como  por ejemplo fiebres hemorrágicas, Zika, virus Nipah, coronavirus MERS y SARS, etc.



5. Dengue.
El dengue, una enfermedad viral transmitida por mosquitos, puede llegar a ser mortal en un 20% de los casos con dengue severo. En 2018, Bangladesh sufrió la mayor epidemia de dengue de las últimas dos décadas, y la enfermedad se extiende a países subtropicales y más templados. Se estima que el 40% de la población mundial está en riesgo de contraer la enfermedad, y existen unos 390 millones de infecciones cada año. El objetivo de la OMS es reducir un 50% las muertes para el 2020.


6. VIH.
El progreso que se ha hecho en estos últimos años contra el VIH ha sido enorme: cada vez más personas diagnósticas, con acceso a los tratamientos antiretrovirales (22 millones de personas están en tratamiento) y con acceso a medidas preventivas, como la profilaxis pre-exposición (personas en riesgo de infectarse que toman antirretrovirales para prevenir la infección). Sin embargo, la epidemia continúa causando más de un millón de muertos al año. Desde que comenzó la infección, más de 70 millones de personas se han infectado y cerca de 35 millones han fallecido. Todavía hoy unos 37 millones de personas viven con el virus VIH. 1 de cada 4 nuevas infecciones de VIH ocurren en el África subsahariana, a pesar de suponer el 10% de la población mundial.  El objetivo es promover el autotest o autodiagnóstico de la enfermedad, para que todo el mundo conozca su estado cuanto antes y pueda recibir tratamiento inmediato.



7. La contaminación del aire y el cambio climático.
Nueve de cada diez personas respiran aire contaminado todos los días. La contaminación del aire es el mayor riesgo medioambiental para la salud. Los contaminantes microscópicos del aire pueden penetrar en el sistema respiratorio y circulatorio y dañar los pulmones, el corazón y el cerebro. Cada año mueren 7 millones de personas por enfermedades causadas por la contaminación: cáncer, accidentes cerebrovascular, enfermedad cardiaca y pulmonar. La contaminación del aire proviene de emisiones de la industria, el transporte, la agricultura y combustibles sucios en los hogares. La principal causa de contaminación del aire (los combustibles fósiles) contribuyen también al cambio climático, que también influye en la salud de la gente. Entre 2030 y 2050 se estima que el cambio climático cause 250.000 muertes cada año.

8. Enfermedades no transmisibles.
Enfermedades como diabetes, cáncer y cardiacas son responsables del 70% de todas las muertes que ocurren en el plante: 41 millones de personas, cada año. El 85% de estas muertes ocurren en países con bajo o medio nivel de ingresos. El aumento de estas enfermedades está asociado a cinco factores de riesgo: el consumo de tabaco, el sedentarismo (inactividad física), el consumo de alcohol, las dietas no saludables y la contaminación del aire.

9. Escenarios frágiles y vulnerables.
Más de 1.600 millones de personas (el 22% de la población global) viven en lugares en crisis sin acceso a servicios básicos de salud: sequías, hambrunas, conflictos armados, desplazamientos masivos de población, …

10. Falta de sistema de atención primera.
La atención primaria es el primer contacto que suele tener la población con los sistema de salud. Muchos países carecen sistemas de atención primaria adecuados. Se necesitan potenciar los sistemas de atención médica para una atención integral y asequible durante toda la vida.

Fuente: OMS

No hay comentarios:

Publicar un comentario