lunes, 18 de marzo de 2019

Lepra y armadillos



Si vas a Brasil, no comas armadillos

Te lo cuento en este vídeo de la serie “Los microbios en el museo” #microBIOscope:


En 1526, Gonzalo Fernández de Oviedo, primer cronista de Indias, publicó el Sumario de la Natural Historia de las Indias. En sus descripciones, resalta la gran fertilidad y riqueza de aquellas tierras y trata de hacer comprensible e imaginable un mundo radicalmente nuevo, con la autoridad de quien la ha contemplado “por vista de ojos”.


El Sumario es un magnífico retrato de la naturaleza americana, escrito pocos años después del descubrimiento. En él se describen por primera vez algunas especies de animales y plantas hasta entonces desconocidas para los europeos.

Una de esas especies era el armadillo o encubertado, del que ya Fernández de Oviedo dice que era un excelente manjar. Son mamíferos que viven solo en el continente americano. Son muy fáciles de reconocer, por tener una armadura formada por placas o escudos córneos que les sirven de protección, y que en algunos géneros permiten al animal enrollarse en forma de bola.

Sin embargo, este simpático animal puede ser portador de algunos microorganismos que producen enfermedades en el ser humano. Por ejemplo, en el sur de EE.UU., principalmente en los estados de Texas, Luisiana y Florida, ya se había descrito desde hace años la transmisión de Mycobacterium leprae, la bacteria que produce la lepra, a través de armadillos (también se ha descrito en armadillos la presencia de Trypanosoma cruzi, el protozoo causante de la enfermedad de Chagas, y de otros patógenos).

Ahora, en un reciente trabajo realizado en Brasil, han analizado por técnicas moleculares la presencia de Mycobacterium leprae en armadillos salvajes, y han encontrado la bacteria en el 62% de los armadillos analizados (10 de 16), en concreto en el hígado y el bazo. Hay que tener en cuenta que en algunas zonas del Brasil, los armadillos son cazados y consumidos como parte de la dieta (dicen que la carne de armadillo sabe a pollo, conejo y cerdo a la vez). También se consume el hígado crudo en forma de ceviche.



Por eso, en este estudio han analizado también la presencia de anticuerpos frente al armadillo en personas sanas. Los resultados demuestran que las personas que consumen carne de armadillo frecuentemente (más de una vez al mes) presentaban una respuesta inmume más potente frente a antígenos específicos de la bacteria. Esto indica que estas personas están más expuestas a Mycobacterium leprae, que las personas que no consumen carne de armadillo. En Brasil se detectan cerca de 25.000 casos de lepra anualmente.



En resumen, los armadillo representar un reservorio o almacén natural de la bacteria y las personas que cazan o consumen carne de este animal están en riesgo de contraer la lepra

Así que ya sabes, si vas a Brasil y ves un armadillo déjalo correr y no te lo comas. Es más sano el pollo, el conejo o el cerdo.



 Algunos datos más sobre Mycobacterium leprae:


La bacteria Mycobacterium leprae es la causante de la lepra en humanos, una enfermedad de desarrollo lento que afecta principalmente a la piel y a los nervios periféricos. La enfermedad causa lesiones desfigurantes (si buscas imágenes de “lepra” en Google se te quitarán las ganas de comer), y un daño progresivo en el sistema nervioso que puede generar debilidad y atrofia muscular, pérdida de hueso, amputaciones y ceguera. La enfermedad se trata con antibióticos. Se sabe que existe desde hace miles de años. Existe una resistencia genética a la enfermedad y el 90% de la población humana es inmune. El bacilo fue descubierto por el médico noruego Gerhard Henrick Armauer Hansen en 1873, por eso a la lepra se le conoce también como la enfermedad de Hansen y a la bacteria como el bacilo de Hansen. Desde hace más de treinta años hay un programa específico de la OMS para acabar con esta enfermedad, que ha pasado de más de 5 millones de afectados en los años 80 a poco más de 200.000 en la actualidad. El 80% de los casos se encuentran en India, Brasil e Indonesia. Todavía no hemos sido capaces de cultivar in vitro en cultivo puro la bacteria. Se puede expulsar por vía nasal, por lo que la transmisión es vía aerosoles, aunque a pesar de lo que se pueda pensar, la lepra es muy poco contagiosa.

Para más información:


Con la colaboración de:



5 comentarios:

  1. It's really a great and helpful piece of info. I'm glad that you just shared this useful information with us. Please keep us up to date like this. Thank you for sharing.

    ResponderEliminar
  2. En muchas zonas de sudamérica lo conocen como tatu carreta...

    ResponderEliminar
  3. en la Patagonia Argentina se lo conoce como "peludo".

    ResponderEliminar
  4. Está muy bien al artículo, solo un par de acotaciones. Los armadillos son un conjunto de especies, de hecho en Uruguay tenemos 3 (el tatú, la mulita y el peludo) Euphractus sexcinctus, Dasypus septemcinctus y Dasypus novemcinctus. Hace tiempo había leído un artículo en Scientific American que decía que si bien estos animales son portadores de la bacteria, representarían una amenaza para quien las cazara o quien los cocinara, no para quienes lo comieran.
    No sé si la situación será igual para todas las especies, por lo pronto es un error considerar todo como un conjunto uniforme.
    Y otra cosa, he probado esta carnes muchas veces durante mi infancia y no se parece en nada a la descripicón, de hecho, como pasa con los sabores y olores, se hace difícil describirla. A mí personalmente me encantaba, aunque solo probé mulita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Gaspar, por tu comentario. Tienes razón, si la carne está bien cocinada y no está cruda, la bacteria seguro que se inactiva. El mayor riesgo es la manipulación del animal.
      Y sí, armadillos hay varias especies distintas. Aquí algo más de información: https://es.wikipedia.org/wiki/Dasypodidae
      Gracias por comentarlo.

      Eliminar