domingo, 17 de noviembre de 2019

¿De qué están hechas las estrellas?


La historia de Cecilia Payne-Gaposchkin

Hasta principios del siglo XX se pensaba que la composición de las estrellas como el Sol tenía que ser parecida a la composición de los planetas como la Tierra. Pero en 1925, una mujer nos sacó de ese error y descubrió que las estrellas se componían, básicamente, de hidrógeno y helio. Aquella mujer era la astrónoma Cecilia Payne.


Cecilia Payne nació en Wendower (Inglaterra), el 10 de mayo de 1900. Estudió botánica, física y química en la Universidad de Cambridge, pero rápidamente se interesó por la astronomía. Aunque completó sus estudios, no le dieron el grado que le correspondía debido a la discriminación que sufrían las mujeres en aquella época: algunas universidades permitían la presencia de mujeres,  pero no tenían reconocido título alguno aunque superasen todos sus estudios

Cambridge no reconoció los títulos a las mujeres hasta 1948

Movida por su pasión por la astronomía, decidió marchar a América donde las mujeres tenían más opciones de ejercer su profesión. En 1923 consiguió una beca para ir a estudiar a EE.UU, y con solo 25 años presentó su tesis doctoral en la Universidad de Radcliffe (ahora parte de la Universidad de Harvard) sobre la atmósfera de las estrellas. Fue la primera persona que consiguió un doctorado en esa universidad.  Aquel trabajo fue una auténtica revolución dentro de la astronomía, y algunos la consideraron  “la mejor tesis de astronomía de la Historia”. En ella, Cecilia llegó a la conclusión de que el helio, y especialmente el hidrógeno, eran los componentes principales presentes en las estrellas y del universo.


Pero no todo el mundo estuvo de acuerdo con aquella conclusión. Al principio, algunos astrónomos famosos se opusieron radicalmente y siguieron defendiendo la idea de que la composición de las estrellas era parecida a la de la Tierra. Años más tarde y después de otros experimentos independientes, los descubrimientos de Cecilia fueron aceptados por la comunidad científica.

En 1934 se casó con el astrónomo ruso Sergei Gaposchkin. Sin embargo, no adoptó su apellido, lo que era habitual en EE.UU. en esa época, sino que lo incorporó al suyo con un guión. De esta manera pasó a firmar sus publicaciones como Cecilia Payne-Gaposchkin.


Cecilia siguió trabajando en la Universidad de Harvard, durante más de diez años sin un puesto oficial y con un salario bajo. No fue hasta 1938 cuando por fin consiguió el título oficial de “Astrónoma”. Se cuenta que solía ir a trabajar al observatorio con sus hijos pequeños, para desesperación del resto de personal, por lo revoltosos que eran. Junto a su esposo Sergei, observó y analizó las estrellas y publicaron conjuntamente numerosas observaciones.

En 1943 fue elegida miembro del American Academy of Arts and Sciences y en 1956 pasó a ser la primera mujer profesora asociada en Harvard, y posteriormente también se convertiría en la primera directora de departamento de dicha universidad.

Su gran carrera científica le aportó grandes reconocimientos, como el Henry Norris Russell Prize de la American Astronomical Society o la denominación del Asteroide 2039 con el nombre de Payne-Gaposchkin.

Además de ser una de las más figura más importantes de la astronomía, fue una gran luchadora contra de la discriminación hacia las mujeres. Cecilia Payne fue quién hizo posible el cambio de la Universidad de Harvard respecto a la mujer en la ciencia y ha sido una inspiración para miles de grandes mujeres científicas.

El vídeo "De qué están hechas las estrellas" es una iniciativa del Museo de Ciencias Universidad de Navarraen colaboración con Women for Science and Technology, de la  la serie "La mujer en la ciencia":


No hay comentarios:

Publicar un comentario