sábado, 14 de marzo de 2020

La vacuna eres tú


No tenemos vacuna contra el nuevo coronavirus: la vacuna eres tú

La OMS declara que la enfermedad COVID19 ya es una pandemia. Recordemos que pandemia significa una transmisión sostenida, eficaz y continua de la enfermedad de forma simultánea en más de tres regiones geográficas distintas. Esto no es sinónimo de muerte, pandemia no hace referencia a la letalidad de un virus sino a su transmisibilidad y extensión geográfica. No, no vamos todos y todas a morir porque sea pandemia.

Pero, ¿por qué ahora las autoridades sanitarias nos insisten tanto en esas medidas de contención y aislamiento y por qué son tan necesarias? ¿por qué hay que quedarse en casa?

En una epidemia por un agente infeccioso, conforme pasa el tiempo el número de casos va aumentando progresivamente. Para entender cómo se propaga una epidemia en una población hay que tener en cuenta tres tipos de individuos: los susceptibles que pueden contraer la infección, los que ya están infectados y los que se han recuperado y ya no son susceptibles de enfermar. Al principio el número de susceptibles es alto y el número de infectados aumenta con rapidez. Conforme va pasando el tiempo, el número de susceptibles va disminuyendo (porque se han curado, se han inmunizado, los hemos vacunado, ... o se han muerto). Hay menos gente para infectar y llegamos al pico de la epidemia. Es lo que se denomina el límite de densidad: el número mínimo de individuos necesario para continuar la enfermedad, el patógeno ya no puede transmitirse con tanta eficacia en la población y disminuye el número de casos. Así son las curvas epidémicas.

Lo rápido que vaya la epidemia y lo “picuda” que sea esa curva depende de muchos factores. Entre otros, la transmisibilidad del virus y si la población es más o menos susceptible de infectarse. El problema con este coronavirus SARSCoV2 es que es muy transmisible (sobre el número Ro) y al ser nuevo, la población no ha tenido contacto previo con él, no tienen inmunidad y, en principio, todos somos susceptibles de enfermarnos. Saber en qué momento de la curva epidémica estamos es muy difícil.

Si la epidemia va muy rápido y la curva es muy aguda, uno de los problemas más graves es el colapso del sistema sanitario.  No es lo mismos tener 10 casos en 10 días, que 100 en un solo día. Aunque el 80% de los casos de infección por SARSCoV2 pueden ser asintomáticos o leves, en un 16% puede causar neumonía y en un 4% puede llegar a ser mortal (cifras provisionales). Las neumonías no son catarros, pueden ser muy graves y en muchos casos requieren ir a un hospital e incluso ingreso. Y ese es el gran problema, el colapso del sistema, que se sobrepase el límite de capacidad del sistema sanitario. Porque lo que queda por encima del límite de capacidad … pueden ser fallecimientos.


Por eso, es tan importante frenar la curva, las medidas de intervención. El objetivo no es que la gente no se infecte, esto probablemente ya sea inevitable, sino que se retrase y reduzca el pico de la epidemia. Para eso, hay medidas de contención que se aplican en los primeros días de la curva. Es cuando tienes pocos focos y muy localizados, sabes cómo se han infectado, puedes diagnosticar y aislar al infectado y hacer un seguimiento a la gente que ha estado en contacto con esa persona y ponerlos en cuarentena. Aislando los focos se podría frenar la curva.

Pero a veces con eso no es suficiente y el número de contagiados aumenta. Como he dicho, saber en qué momento estamos de la curva epidémica es muy difícil. Es entonces cuando debes adoptar medidas más drásticas, cuarentenas “sociales”, que deben ser lo más eficaces y sostenibles en el tiempo y lo menos disruptivas posibles. ¿Cuáles son esas medidas? Una medida concreta: ¿qué beneficio real tendrá para frenar la curva y que riesgo supone para la vida del ciudadano? Esa es una decisión muy difícil y compleja. Para eso están las autoridades sanitarias y los gobiernos, que son los primeros responsables.

Por lo tanto, ahora estamos en fase de frenar la curva. Quizá tú seas de ese 80% de personas sanas que se infectarán y lo pasarán de forma más o menos leve. Pero tus acciones pueden contribuir a frenar la curva o a que sobrepasemos la capacidad del sistema. Tenemos que “blindar” nuestros hospitales y proteger a nuestros sanitarios. Tenemos que proteger a los más débiles, a los más susceptibles de enfermar e incluso morir, no solo por el virus sino por el colapso sanitario.  Las personas mayores con patologías previas son las más vulnerables.


Por eso, todas estas medidas que nos están anunciando son tan importantes. Son difíciles, incómodas, nos afectarán económicamente, pero son necesarias. Lo mejor para un virus es mucha gente, muy junta y moviéndose. Cuanto menos nos movamos y más separados estemos mejor. Cuando tenemos una vacuna, ésta corta la cadena de transmisión del virus. 

Cuando no tenemos una vacuna como ahora, la única solución para evitar la transmisión es el aislamiento. La vacuna eres tú. Quédate en casa y no transmitas el virus. 

Que no cunda el pánico, mantén la calma, también hay buenas noticias sobre el coronavirus. Esto pasará pero tenemos que conseguir frenar el golpe.

15 comentarios:

  1. Muchas gracias por la info ya es hora de escuchar argumentos con criterio científico y con sentido común

    ResponderEliminar
  2. Recién llegado covid-19 a Uruguay. Esperemos que las autoridades no demoren en tomar las medidas correctas

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Iñaki por el post. Ya lo he distribuido entre los alumnos a través de nuestra plataforma docente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gracias...toda información es valiosa....gracias....

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por tan importante explicación.

    ResponderEliminar
  6. EXPLICACIÓN CLARA PERO PREOCUPANTE PARA LOS SUSCEPTIBLES. SARA ACUÑA GUIROLA

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias. Se lo recomiendo a mis alumnos. Estoy cansado de "expertos" que pronostican.....el pasado

    ResponderEliminar
  8. Hola Nacho
    De acuerdo que la vacuna somos nosotros. Ahora mismo no hay vacuna comercial contra el covid19. Me recuerda lo del sarampión. Cuándo no existía vacuna contra el sarampión se contagiaba a drede los niños. Se curaban rápidamente y estaban imunizados. Con el covid19 pasa algo parecido. Los niños no tienen síntomas muy fuertes. Por qué no inmunizar la población joven y así evitar un gran número de contagios entre niños y mayores vulnerables?
    La vacuna funciona cuando un porcentaje de la población está inmunizado. Como pasa con la gripe estacional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por qué es este momento, como estamos viendo, se colapsa el sistema. La curva está siendo explosiva, muy rápida. en la próxima oleada, si viene, ... ya veremos.

      Eliminar
  9. Hola Nacho
    De acuerdo que la vacuna somos nosotros. Ahora mismo no hay vacuna comercial contra el covid19. Me recuerda lo del sarampión. Cuándo no existía vacuna contra el sarampión se contagiaba a drede los niños. Se curaban rápidamente y estaban imunizados. Con el covid19 pasa algo parecido. Los niños no tienen síntomas muy fuertes. Por qué no inmunizar la población joven y así evitar un gran número de contagios entre niños y mayores vulnerables?
    La vacuna funciona cuando un porcentaje de la población está inmunizado. Como pasa con la gripe estacional.

    ResponderEliminar
  10. Se podría hacer las dos cosas en paralelo. No?
    Los niños (gracias a Dios) no están casi afectados.

    ResponderEliminar
  11. Muchísimas gracias por tus siempre interesantísimos artículos.Mencionas tres tipos de individuos ante una epidemia : susceptibles, infectados y recuperados.Y mencionas que estos últimos, ya no son susceptibles de enfermar.Es decir, quien ha pasado la COVID19, ¿está inmunizado para siempre?.¿Pasa lo mismo con todos los virus?.¿Por qué en el caso de la gripe,por ejemplo, no es así?.Gracias.Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias por la información. Parece qvidente que ahora mismo la unica solución a corto plazo es reducir la posibilidad de contagio. No obstante veo en todas las informaciones una cierta tendencia a hacerse "trampas en el solitario" con los numeros. Para el calculo de la mortalidad (letalidad?) damos por bueno en el denominador de la ratio el numero de contagios confirmados. Sin embargo si damos ese numero por bueno el numero de susceptibles remanentes seria tan grande que no se veria en esa curva ninguna reduccion. Parece que todo el mundo intuye que el numero de contagios real es mucho mayor (asimtomáticos, etc) y por ende la mortalidad mucho menor, pero esto ultimo no interesa decirlo no se nos vaya a pasar el susto.

    En todo caso gracias probablemente esta es la unica estrategia

    ResponderEliminar