viernes, 30 de octubre de 2020

Preparados para la próxima pandemia. Reflexiones desde la ciencia.

 Por las familias que no pudieron despedirse

 de sus seres queridos con un último adiós. 

Nunca más.


Ediciones Destino. Colección Referentes. Grupo Planeta. 

¿Y tú qué hiciste durante el confinamiento? Leer, estudiar hablar con muchos amigos, pensar y escribir. Os dejo aquí el prólogo de este pequeño ensayo:

Probablemente el impacto que acabe teniendo la pandemia de COVID-19 en nuestra historia sea incluso mayor que el de los dos grandes eventos que han marcado el final del siglo XX y el inicio del XXI: la caída del muro de Berlín en 1989 y el atentado a las Torres Gemelas del 11 de septiembre de 2001. Aunque ha habido otras pandemias a lo largo de la historia, la tremenda rapidez y el sigilo con los que se ha extendido por todo el planeta el SARS-CoV-2 ha eclipsado otras epidemias recientes. Los estragos que está causando —la pérdida de vidas humanas, la alteración de la cotidianidad de miles de millones de personas y el daño económico— tienen una repercusión trascendental y de largo alcance. Había habido varios avisos sobre la posibilidad de una pandemia, pero esta nos ha cogido prácticamente a todos desprevenidos y sin preparación. 

La falta de liderazgo y coordinación, la excesiva politización, el retraso en la acción, una población envejecida y una década de austeridad y reducciones en la salud pública y la investigación han sido algunas de la causas de que España haya sido uno de los países donde la pandemia ha tenido un efecto más duro. 

La solución solo puede venir de la ciencia y la tecnología: jamás hemos estado mejor preparados para combatir una crisis sanitaria como la actual. En poco más de seis meses conocemos más del nuevo coronavirus que de otras enfermedades en lustros. Pero, por otra parte, la investigación tiene su ritmo y la pandemia también ha puesto de manifiesto las vergüenzas del mundo de la ciencia. El nivel de incertidumbre sigue siendo muy alto. Junto a la valiosísima información que se ha generado también han surgido fraudes, desinformación, malas interpretaciones y bulos interesados. El exceso de información científica ha cuestionado la propia manera de comunicar la ciencia. 

Todavía no sabemos cómo terminará esta historia, quizá sea pronto para hablar de la manera de prepararnos para la próxima pandemia, pues todavía estamos inmersos en esta, pero una mirada crítica desde la ciencia nos puede ayudar a controlar la situación o, al menos, a replantear y repensar algunas decisiones. 

Ha habido distintas estrategias según los países, pero prácticamente todas han tenido un efecto similar, dado que controlar una pandemia es muy complicado, por eso es una pandemia. Sin embargo, la rapidez en la respuesta, la transparencia en la información y la cooperación a todos los niveles son y serán esenciales. Se necesitan líderes capaces de enfrentarse a este tipo de retos globales. Se necesita una apuesta decidida por la ciencia: hay que gastar al menos lo mismo que en defensa porque el enemigo es mucho más peligroso. En estos momentos volvemos a mirar a la ciencia, a la que hemos tenido estrangulada durante décadas. 

Se necesita una visión de la salud mucho más amplia, que incluya al ser humano, la salud animal y el medio ambiente. Ahora más que nunca debemos darnos cuenta de que nuestra acción en el planeta tiene consecuencias globales. Somos parte de un todo y nuestra misión es cuidar de la casa común. 

Estudiar más, investigar más para servir mejor. La ciencia debe estar al servicio del ser humano y del resto de las criaturas del planeta. Las pandemias pueden durar más o menos, pueden reactivarse en oleadas y rebrotes, pero todas han acabado mitigándose. Su intensidad y duración pueden depender de lo que hagamos. Por eso hay motivo para la esperanza.

Índice

Prólogo

¿Puede un virus cambiar el mundo?

La humanidad, una historia de microbios

Ciencia y cooperación

El problema de la ciencia exprés

Ciencia, política y fraude

¿Cómo funciona la ciencia?

Comunicar la ciencia

En busca de un líder

La importancia de la investigación básica

La estrategia One Health

Un desafío ético

1 comentario:

  1. Muy buena introducción. Será interesante saber del contenido. Tengo tanto qué leer (que ya está en mi biblioteca) que casi representa (este interés por la pandemia)una culpa más. Pero, estando a la orden del día de la realidad que cambió nuestras vidas, espero no dejarlo atrás.

    ResponderEliminar